diumenge, 11 de gener de 2009

El limonar, film israelita

Es muy importante añadir cordura en épocas turbulentas. A los profesores se les suele acusar de influir en la mente de los jóvenes para que se adhieran a todo tipo de causas progresistas, aunque es de todos conocido que los jóvenes no necesitan nadie que los dirija porque ellos se bastan para poner en tela de juicio los valores antiguos o trasnochados.

También los profesores intentan, además de concienciar, que los alumnos aprendan a entender al otro, a ponerse en la piel del "contrario" y por ésto también son criticados por aquellos que piensan que han de enseñar unos determinados valores.

Os proponemos aquí recoger el consejo de algunos docentes y llevar el debate a las aulas a partir del arte, partiendo de la idea que una película, una obra de teatro, una música o un poema no intentan dar soluciones o encontrar respuestas... sino todo lo contrario hacer que la gente se haga preguntas y despertar una curiosidad infinita por el diferente.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.